martes, 8 de febrero de 2011

DESARROLLO FISICO EN LA ADOLESCENCIA

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CRECIMIENTO FÍSICO.

            NUTRICIÓN Y OBESIDAD.
La sobre nutrición, al estimular el anabolismo proteínico, acelera el crecimiento en talla, peso y del esqueleto. Los muchachos bien alimentados (más que las muchachas) tienden a ser más altos que el promedio. La desnutrición parece retardar el estirón. Si existe dieta deficiente durante la infancia, pero se suple antes o durante el periodo de aceleración del crecimiento de la adolescencia, la estatura, el peso y el desarrollo esquelético se aceleran hasta que el individuo alcanza el crecimiento determinado genéticamente.

OBESIDAD es el exceso de ingestión alimenticia con relación a la necesidad calórica. El sobrepeso y la obesidad se deben probablemente tanto a la herencia como al desequilibrio regulatorio. 
DIFERENCIAS CULTURALES Y DE CLASE SOCIAL.
Parece ser que los jóvenes de clase elevada crecen más rápidamente. En las muchachas la menarquia ocurre antes si son de clase socioeconómica más elevada. 

En cuanto a las diferencias culturales, influyen las normas alimenticias y la situación geográfica (clima, producción alimenticia, etc.) en la aparición de la menarquia. Ésta puede retrasarse si no se tiene una cantidad suficiente de proteína animal en la dieta.

En general los jóvenes que tienen muchos hermanos son más bajos, pesan menos y llegan al estirón más tarde. Al parecer, cuanto mayor es el número de hijos por cuidar y alimentar en una familia no muy bien situada, menos óptimos resultan su nutrición y cuidado.

La buena alimentación, junto con las comidas regulares, el sueño suficiente, lo mismo que el ejercicio (característicos de los hogares prósperos) pueden ser factores decisivos que expliquen las diferencias de clase en lo que respecta a la rapidez de crecimiento.  


DESARROLLO DE LOS ADOLESCENTES ACTUALES (TENDENCIA SECULAR).

Todo el proceso de crecimiento parece haber ido ocurriendo cada vez más temprano; es decir, los niños de ahora tienden a crecer y a llegar a una estatura de adultos más rápidamente de lo que ocurría en niños de hace 100 años o inclusive de hace 50 años. Esta tendencia hacia una maduración cada vez más temprana se ha llamado "Tendencia Secular" o tendencia a un cambio cada siglo.
Los niños y las niñas no sólo están madurando más rápidamente, sino que la estatura definitiva del adulto también es un poco mayor. La tendencia secular no sólo se advierte en la variable de estatura, sino también en la menarquia que ocurre más temprano ahora.


IMAGEN CORPORAL.
La imagen que presenta el cuerpo humano ha sido objeto de interés desde los tiempos de Hipócrates. Se ha creído que el temperamento y el carácter -integrantes principales de la imagen corporal- estaban determinados biológicamente y venían inscritos en la información somática. 

Se creía que las personas gordas tenían que ser flemáticas, pasivas, desidiosas, glotonas, aunque también cariñosas y de buen corazón. Los hombres de músculos desarrollados y proporciones ideales se consideraban seguros de sí, enérgicos, aventureros, emprendedores  y extrovertidos; mientras que los altos y delgados, de músculos pequeños se tomaban por activos, tensos, excitables, inteligentes y reservados.

Respecto a las características específicas se creía que el cabello rojo significaba temperamento fiero; el bigote denotaba maldad y villanía; el cabello rubio carácter seductor; el cabello corto, intereses heroicos y el cabello largo, inclinación hacia el martirio e intentos revolucionarios. Hay ciertos estereotipos que prevalecen a pesar de la edad, sexo, raza o situación geográfica.

Parece que la imagen corporal que posee el adolescente es producto de experiencias reales y fantasiosas, que provienen en parte de su propio desarrollo físico, del resalte que los compañeros dan a los atributos físicos y de la percatación cada vez mayor de las expectativas culturales.

TEORÍA DE LA VENTAJA SOCIOBIOLÓGICA (CABOT):
El adolescente cuyo tipo somático se parece al "atlético" (ideal) goza de ventajas especiales y de buenas oportunidades por la imagen positiva que proyecta. Los otros tienen impresiones favorables sobre él por estereotipos culturales antiguos y por los estándares contemporáneos que a atractivo se refieren.

El adolescente cuyo cuerpo produce una imagen desfavorable está expuesto a la discriminación, el ostracismo y el rechazo del otro sexo, y a veces es tratado con desprecio y hostilidad. Los anuncios, las revistas, las películas y la televisión, el culto a los héroes del atletismo, contribuyen en total a la glorificación del cuerpo ideal y al menosprecio del que se queda corto.

Algunos investigadores creen que el rol de la imagen corporal en el desarrollo de la personalidad recibe más atención de la ciencia de la que merece. Hood (1963) midió la personalidad en alumnos de primer año de universidad y comparó aquellos que poseían extremos de estatura, peso y tipo somático. Las diferencias en la personalidad que halló fueron muy pequeñas e insistió en que cualquier relación entre el físico y la personalidad era exigua.

Muchos estudiosos sin embargo, van en apoyo de la idea de que las actividades del adolescente hacia su propio cuerpo influyen los conceptos que de sí tiene y que las actitudes de los demás hacia su cuerpo afectan sus respuestas a las expectativas de éstos.
La imagen corporal, en general, es de importancia más crítica para la mujer que para el hombre adolescente. La sociedad da más relevancia a la forma femenina que a la masculina. La sociedad espera que la mujer haga resaltar su atractivo, mientras que los hombres sienten menos presión para interesarse por la apariencia de su cuerpo (aunque esto ha cambiado en los últimos años).

PREOCUPACIONES RESPECTO DEL CUERPO TRANSFORMADO:
Todos los adolescentes se interesan vivamente por sus cuerpos en desarrollo; de manera constante se comparan con sus padres y se angustian cuando notan un estancamiento en su crecimiento. Las condiciones físicas constituyen una fuente de preocupación porque representan obstáculos sociales reales o imaginarios.

Las muchachas se preocupan más porque sus cuerpos en desarrollo están más directamente relacionados con sus funciones en la vida, particularmente en cuanto concierne al noviazgo y al matrimonio.

Los estudios de las fuentes de preocupación revelaron que giran alrededor de 3 preguntas:
1) ¿SOY NORMAL?
2) ¿ESTOY ADECUADO A MI SEXO?
3) ¿QUÉ PUEDO HACER PARA QUE MI CUERPO ALCANCE LA FIGURA DE MI IDEAL INFANTIL?

Siendo niño, el adolescente ya tiene una imagen ideal de su figura como adulto. Estos ideales físicos son reforzados por los medios masivos de comunicación, la familia, los compañeros y las actitudes culturales generales. Cuando el adolescente compara su cuerpo con el ideal imaginado, por lo general tiene motivos sobrados para preocuparse.

El adolescente se siente molesto por "una característica física" que, en su opinión, es basta o desproporcionada, o inadecuada para su sexo, o que no concuerda con los estándares de la sociedad. También puede preocuparse porque le desagrada personalmente un rasgo que se aparta del ideal de su infancia. Esta preocupación intensa y persistente se hace evidente cuando los adolescentes toman medidas para conformar sus cuerpos a sus ideales y al estereotipo cultural de lo que es apropiado a su sexo.
    

MADURACIÓN TEMPRANA Y MADURACIÓN TARDÍA.
El que un adolescente entre en el estirón relativamente temprano o tarde puede afectar su imagen corporal. Al muchacho musculoso que madura prontamente los adultos y sus propios compañeros le pueden confiar tareas y privilegios de adulto; si cumple con ellas aumentar  sus habilidades y ensanchar  el número de oportunidades orientadas hacia los adultos que se le abren. También puede entrar en relaciones heterosexuales antes que los demás, adquiriendo inclinaciones sexuales tempranas y demás prácticas sociales.

El muchacho que no entra en el estirón hasta algo después, puede quedar en mala situación en su marcha hacia la adultez; los miembros de su familia y sus amigos lo considerarán aún como muchacho y restringirán las ocasiones de demostrarle trato de adulto. Las muchachas no lo considerarán como individuo con el que puede tenerse una cita.

Jones y Bayley (1950) encontraron que los muchachos acelerados físicamente son aceptados y tratados como adultos maduros con mayor frecuencia que los otros niños. Los de maduración temprana, atléticos y musculosos, eran más atractivos; eran vistos también como menos infantiles. Los de maduración temprana mostraron más interés por las muchachas, mientras que los demás parecían fijados en intereses todavía infantiles.

A los 17 años quienes habían madurado con anterioridad mostraban mayor seguridad, eran menos dependientes y más capaces de cumplir con las expectativas de los adultos con respecto a las relaciones interpersonales. Por el contrario, quienes habían madurado tarde poseían conceptos negativos de sí (sentimientos profundos de rechazo por parte de los otros, fuertes necesidades de apego heterosexual, necesidades prolongadas de dependencia y actitudes rebeldes frente a sus padres). Los que maduraban con demora resultaron poseer impulsos más elevados de "apego social" (ser aceptados y agradar) y de "agresividad" (empequeñecer, atacar y ridiculizar a los demás); se consideró que esto se debía a los sentimientos de rechazo, inseguridades básicas y a las intensas necesidades de dependencia.

Jones sin embargo, dice que los muchachos de maduración tardía con la edad podían tener mayores ventajas. Es posible, por ejemplo, que el trauma de haber sido de maduración lenta durante la adolescencia influya en que posean más perspicacia, tolerancia de las ambigüedades, percepción selectiva y flexibilidad, quince o veinte años después; así el que madura con lentitud a lo mejor llega a ser más adaptado.

CONDICIÓN FÍSICA Y ATLETISMO:
Buena condición física significa más que tener buena salud y estar libre de enfermedades; equivale a poseer energía física de reserva, mayor capacidad de trabajo y de esfuerzo, un pulso más lento en descanso y un retorno más rápido a la presión sanguínea y al pulso normal después del ejercicio. Es la capacidad de mantener equilibrios internos lo más cercano posible al estado de descanso durante el esfuerzo extremo y de restablecer esos equilibrios con presteza después del ejercicio.

La buena condición física es un objetivo que se busca sea de por vida. Si bien es de importancia especial durante la adolescencia, no se puede alcanzar en edad alguna a menos que se persevere en el sueño suficiente, la buena alimentación y el ejercicio adecuado.

Durante la adolescencia existe cierta relación entre la buena condición física, la constitución y la rapidez de crecimiento. Los niños que participan activamente en los equipos de atletismo, tanto en la escuela primaria como en la secundaria, son superiores a sus compañeros en madurez esquelética, tamaño corporal, fuerza muscular, aguante y fuerza.

¿Cómo pueden contribuir los deportes a la buena condición física de los jóvenes si todos pudieran participar? Hunsicker cree que se habría de impartir instrucción sistemática, empezando con los preadolescentes de ambos sexos. El preadolescente -opina- está en la disposición de asimilar muy bien esas actividades deportivas y es capaz de dominar disponibilidades motrices muy complejas.

Los expertos en ortopedia, sin embargo, están divididos respecto de la cuestión de la trascendencia de las lesiones óseas en los jóvenes. 

El peligro está en la falla en percatarse de la lesión y suministrar el tratamiento apropiado. El adolescente que se halle en medio del estirón puede pasar por una época en que sus huesos crezcan más rápidamente que sus músculos y no esté en coyuntura favorable para casos de rupturas y de actividades fatigantes que pueden ocasionar lesiones.
En la escuela, todo programa de educación física debería comenzar con la enseñanza de las prácticas esenciales de los deportes; en los deportes que se juegan en equipo, deben considerarse cuáles son las fuerzas y propensiones de cada individuo.

El joven debe descubrir sus habilidades y adquirir confianza en ellas, además de que todo niño, no importando su habilidad o falta de ella, debería tener oportunidad de participar si así lo desea.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada